Existe una estrecha relación entre los patrones de respiración estresantes, la hipoxia (falta de oxígeno) y un cerebro que produce pensamientos y sentimientos de ansiedad, miedo y angustia.

Aumentar la energía, quemar grasa, equilibrar el sistema nervioso, dormir mejor, mejorar la función cardíaca, obtener más resistencia, menos ansiedad y preocupación, un umbral de dolor más alto y una mejoría en el asma es posible gracias al entrenamiento de la respiración consciente de sí mismo.

Existe una estrecha relación entre los patrones de respiración estresantes, la hipoxia (falta de oxígeno) y un cerebro que produce pensamientos y sentimientos de ansiedad, miedo y angustia.

Aumentar la energía, quemar grasa, equilibrar el sistema nervioso, dormir mejor, mejorar la función cardíaca, obtener más resistencia, menos ansiedad y preocupación, un umbral de dolor más alto y una mejoría en el asma es posible gracias al entrenamiento de la respiración consciente de sí mismo.