respuesta al estrés

Respuesta al estrés

Cuando nuestro cuerpo produce una respuesta al estrés, lo hace principalmente de dos maneras:

Asegurando el equilibrio estático: Homeostasis

La homeostasis se refiere a la tendencia de un organismo a mantener un equilibrio interno estable y constante.

En un contexto de estrés, la homeostasis representa el proceso a través del cual el cuerpo intenta preservar la estabilidad de varios parámetros fisiológicos (como la temperatura corporal, el pH de la sangre, los niveles de glucosa) frente a desafíos o cambios ambientales.

A través del equilibrio dinámico: Aloestasis


La aloestasis extiende el concepto de homeostasis a la capacidad del organismo de alcanzar la estabilidad a través del cambio. Este término describe el proceso dinámico mediante el cual el cuerpo afronta los eventos estresantes modificando sus parámetros fisiológicos. La aloestasis implica una respuesta adaptativa a situaciones cambiantes, que puede incluir la activación del sistema nervioso o del sistema endocrino.

En resumen, el estrés se activa cuando un agente externo perturba nuestro “normal” equilibrio. En respuesta, el cuerpo reacciona intentando mantener el equilibrio a través de la conservación de condiciones constantes (Homeostasis), a través de cambios activos y dinámicos en respuesta al estrés (Aloestasis).

Estos mecanismos trabajan juntos para asegurar que el cuerpo pueda responder efectivamente al estrés, manteniendo o restaurando el equilibrio y promoviendo la estabilidad a través del cambio.

Estrés bueno Vs estrés malo


Hay autores que distinguen los tipos de estrés, entre estrés positivo/bueno (Eustress) y estrés negativo/malo (Distress).

Eustress

  • Provoca una activación adecuada, necesaria para superar con éxito una prueba o situación complicada. Es normal y deseable tener cierta activación en algunas situaciones: hablar en público, por ejemplo.
  • Es adaptativo y estimulante, necesario para el desarrollo de la vida en bienestar.
  • Es un tipo de estrés positivo. Se produce cuando hay un aumento de la actividad física, del entusiasmo y de la creatividad. Por ejemplo, practicar un deporte que te gusta o enfrentarte a algún desafío o situación que consideras emocionante.
  • El estrés no siempre es malo, todos tenemos siempre un poco de estrés pero su exceso puede causar un trastorno de ansiedad. No es más bueno cuando nos sobrepasa e interfiere en diferentes áreas de nuestra vida cotidiana.

Distress

  • Es un estrés desagradable. Es un estrés que causa un exceso de esfuerzo en relación a la carga.
  • Provoca una activación psicofisiológica inadecuada, excesiva o desregulada.
  • Es dañino, nos causa sufrimiento y desgaste personal.

Estrés orgánico y estrés psicológico


La diferencia entre el estrés orgánico y el estrés psicológico se basa principalmente en la naturaleza y las causas del estrés, así como en las respuestas del cuerpo a estos dos tipos de estrés.

Estrés orgánico

  • Origen: El estrés orgánico es causado por factores físicos que impactan directamente en el cuerpo. Estos pueden incluir enfermedades, lesiones, fatiga física, cambios ambientales (como la exposición a temperaturas extremas) y otros estímulos que requieren una respuesta física del cuerpo.
  • Causas: Algunas causas comunes incluyen infecciones, enfermedades crónicas, operaciones quirúrgicas, deficiencias nutricionales, exceso de trabajo físico y trastornos del sueño.

Estrés psicológico

  • Origen: El estrés psicológico está relacionado con factores emocionales y mentales. Ocurre cuando una persona percibe una situación o evento como amenazante, opresivo o ansioso, incluso si no hay una amenaza física directa.
  • Causas: Este tipo de estrés puede ser desencadenado por problemas laborales, relacionales, económicos, demandas académicas, pérdidas personales o por preocupaciones y ansiedades cotidianas.

Dinámicas de la mente: la respuesta psicológica al estrés


Explorar el estrés sin considerar el aspecto físico requiere enfocarse en las dimensiones psicológicas y emocionales.

El estrés, desde esta perspectiva, es una experiencia interna que surge cuando nos enfrentamos a situaciones percibidas como más allá de nuestra capacidad de manejo o control.

Se trata de una sensación de presión, ansiedad o sobrecarga que surge de nuestra interpretación de los eventos más que de los eventos mismos.

Cuando enfrentamos desafíos que parecen superar nuestros recursos personales, emocionales o cognitivos, se activa una respuesta interna de estrés. Esto puede manifestarse como preocupación constante, ansiedad sobre el futuro, sensación de estar abrumados o incapaces de seguir el ritmo de las demandas de la vida.

El estrés psicológico también puede influir en nuestra auto-percepción, erosionando la confianza en uno mismo y la sensación de competencia.

Un elemento clave del estrés psicológico es la forma en que procesamos e interpretamos los eventos a nuestro alrededor.

Nuestras creencias, expectativas y actitudes juegan un papel fundamental en la determinación de nuestra experiencia de estrés.

Laferton JAC, Fischer S, Ebert DD, Stenzel NM, Zimmermann J. The Effects of Stress Beliefs on Daily Affective Stress Responses. Ann Behav Med. 2020 Mar 24;54(4):258-267. doi: 10.1093/abm/kaz046. PMID: 31676902.

Por ejemplo, si vemos un plazo como una oportunidad para demostrar nuestras habilidades, podemos sentirnos menos estresados en comparación con verlo como una amenaza a nuestro éxito o identidad.

Diferencia entre Ansiedad y Estrés


Explorar la diferencia entre ansiedad y estrés antes de discutir las técnicas de manejo del estrés es necesario para aclarar aún más cómo estos dos estados se influencian mutuamente y cómo pueden ser abordados.

Origen y Causa:

  • La principal diferencia entre ansiedad y estrés radica en sus orígenes y causas. El estrés es comúnmente desencadenado por factores externos, como plazos de trabajo, problemas relacionales o eventos de vida significativos. Es una respuesta directa a una amenaza o desafío percibido que requiere una reacción o adaptación. Una vez que la causa del estrés ha sido abordada o eliminada, los síntomas de estrés tienden a disminuir o desaparecer.
  • La ansiedad, por otro lado, puede surgir incluso en ausencia de un estímulo externo identificable. Puede ser desencadenada por pensamientos o preocupaciones sobre eventos futuros, a menudo sin una base concreta. Esta característica anticipatoria de la ansiedad significa que puede persistir incluso después de la resolución de cualquier situación estresante externa, llevando a un ciclo continuo de preocupación y tensión.

Duración:

  • La duración de la ansiedad y el estrés difiere significativamente. El estrés generalmente es una experiencia temporal, limitada en el tiempo a la duración de la situación estresante. Una vez que la situación ha sido resuelta, los síntomas de estrés tienden a resolverse relativamente rápido.
  • La ansiedad, por otro lado, puede ser una experiencia más prolongada, a menudo persistiendo mucho después de la presencia de cualquier estímulo estresante. Puede convertirse en una condición crónica que afecta la calidad de vida, interfiriendo con las actividades diarias, el sueño y las relaciones interpersonales. La naturaleza invasiva de la ansiedad puede hacer más difícil identificar una «solución» o una conclusión definitiva a los sentimientos de ansiedad.

Síntomas Físicos y Psicológicos:

  • Tanto la ansiedad como el estrés pueden manifestarse a través de síntomas físicos similares; sin embargo, la manifestación de estos síntomas puede diferir en intensidad y duración.
  • La ansiedad tiende a tener un impacto más profundo en el bienestar psicológico, con síntomas que incluyen preocupaciones constantes, pensamientos rumiantes y una sensación general de aprehensión o miedo que puede ser difícil de controlar. Estos síntomas pueden manifestarse incluso en ausencia de una amenaza física directa, reflejando el origen más interno y a menudo irracional de la ansiedad.
  • El estrés, por otro lado, se manifiesta típicamente en respuesta a un desafío percibido, llevando a una gama de reacciones emocionales y físicas que están directamente relacionadas con el evento estresante. Una vez que la fuente de estrés ha sido abordada, los síntomas tienden a disminuir.

Impacto en la Ansiedad y el Estrés en la Vida Cotidiana


La ansiedad y el estrés, aunque son respuestas naturales a ciertas situaciones de la vida, pueden tener impactos significativamente diferentes en el funcionamiento diario, la salud mental y física, así como en las relaciones sociales. Ambos estados pueden erosionar la calidad de vida si no se gestionan adecuadamente, pero tienden a hacerlo de maneras que reflejan sus características distintas.

Funcionamiento Diario:

  • El estrés puede llevar a una disminución en el rendimiento en las actividades diarias, especialmente porque tiende a reducir la concentración y la eficiencia en la resolución de problemas. Las personas estresadas pueden notar una disminución en su productividad en el trabajo o en la escuela y pueden sentirse abrumadas por tareas que normalmente serían manejables. Sin embargo, una vez que la fuente de estrés ha sido eliminada o gestionada, su funcionamiento diario puede volver rápidamente a los niveles normales.
  • La ansiedad, por otro lado, puede tener un efecto más invasivo y debilitante en el funcionamiento diario. Puede llevar a una constante sensación de aprensión que hace difícil concentrarse, tomar decisiones y completar tareas. La ansiedad también puede llevar a evitar situaciones que la persona teme podrían desencadenar más ansiedad, limitando así las oportunidades y experiencias.

Salud Mental y Física:

  • Desde el punto de vista de la salud mental, el estrés prolongado puede contribuir al desarrollo de trastornos como la depresión y la ansiedad, si no se gestiona adecuadamente. También puede exacerbar los síntomas de otros trastornos mentales preexistentes.
  • La ansiedad, en particular cuando se convierte en un trastorno de ansiedad generalizada u otras formas de trastornos de ansiedad, puede tener un impacto profundo en la salud mental. Puede causar una amplia gama de síntomas psicológicos, incluyendo preocupación constante, irritabilidad y dificultad para concentrarse, que pueden reducir significativamente la calidad de vida.

Relaciones Sociales:


En cuanto a las relaciones sociales, el estrés puede dificultar el mantenimiento de interacciones sociales saludables, especialmente si la persona tiende a aislarse o a descargar el estrés en otros. Esto puede llevar a tensiones y conflictos en las relaciones personales y profesionales.

La ansiedad puede tener un efecto aún más marcado en las relaciones sociales, ya que puede llevar al evitamiento social y al retiro. Las personas con ansiedad significativa pueden evitar interacciones sociales por miedo a ser juzgadas o por no querer enfrentar situaciones que perciben como potencialmente ansiosas. Esto puede llevar a una sensación de aislamiento y soledad, exacerbando aún más su ansiedad.

Conclusiones sobre la respuesta al estrés


Concluyendo la discusión sobre la diferencia entre estrés y ansiedad, así como entre estrés orgánico y psicológico, es posible delinear un cuadro claro de su naturaleza distintiva.

El estrés orgánico y psicológico puede ser entendido como una respuesta primariamente física a las demandas o presiones externas que se manifiestan en el cuerpo. Este tipo de respuesta es a menudo tangible y directa, surgida de la necesidad de enfrentar una amenaza inmediata o de adaptarse a cambios en el ambiente.

Por otro lado, la ansiedad emerge como una respuesta profundamente arraigada en los procesos interpretativos y psicológicos del individuo. No necesariamente ligada a estímulos externos directos, surge de preocupaciones internas, miedos y proyecciones sobre eventos futuros o hipotéticos.

En este sentido, mientras que el estrés orgánico se manifiesta a través de reacciones corporales a desafíos físicos, la ansiedad representa una dimensión más compleja de la experiencia humana, donde la percepción y la interpretación personal de los eventos juegan roles clave.

Esta distinción subraya la importancia de enfoques dirigidos en la gestión de cada condición, reconociendo sus raíces únicas y sus manifestaciones.

El estrés orgánico y psicológico es una respuesta primariamente física surgida de la necesidad de enfrentar una amenaza inmediata o de adaptarse a cambios en el ambiente.
La ansiedad es una respuesta profundamente arraigada en los procesos interpretativos y psicológicos del individuo surgida de preocupaciones internas, miedos y proyecciones sobre eventos futuros o hipotéticos.

Comprender el estrés y la ansiedad: ejemplos prácticos de reacciones físicas y psicológicas


Aquí un ejemplo práctico para cada uno de los conceptos de estrés orgánico, estrés psicológico y ansiedad, para ilustrar sus distinciones en situaciones de la vida cotidiana.

Estrés Orgánico

  • Escenario: Carla ha comenzado a correr recientemente como parte de un nuevo programa de fitness. Después de aumentar significativamente la distancia de sus carreras sin recuperación adecuada, comienza a experimentar fatiga excesiva, dolor en los pies y latidos cardíacos irregulares.
  • Ejemplo Práctico: El estrés orgánico en este caso es el resultado del repentino aumento de la actividad física, que supera la capacidad del cuerpo de Carla para adaptarse rápidamente a las nuevas demandas. Los síntomas físicos que experimenta son una consecuencia directa del esfuerzo físico, indicando que su cuerpo está enfrentando estrés debido a una sobrecarga de trabajo físico sin recuperación adecuada.

Estrés Psicológico

  • Escenario: Roberto es un profesor que se acerca al período de exámenes finales. Se siente abrumado por la cantidad de tareas para corregir, exámenes para preparar y la presión de satisfacer las expectativas de los estudiantes y los padres, lo que lleva a noches de insomnio y ansiedad constante sobre el trabajo.
  • Ejemplo Práctico: En este contexto, el estrés psicológico deriva de la presión y las expectativas relacionadas con el papel profesional de Roberto. Aunque no hay un esfuerzo físico intenso como en el ejemplo de estrés orgánico, la tensión emocional y mental es intensa, afectando su salud mental, sueño y capacidad para manejar eficazmente las responsabilidades diarias.

Ansiedad

  • Escenario: Elisa debe hablar en público durante una conferencia importante la próxima semana. Aunque está bien preparada, pasa noches en vela preocupándose por olvidar su discurso, hacer el ridículo frente al público o no estar a la altura de las expectativas.
  • Ejemplo Práctico: La ansiedad que Elisa experimenta se caracteriza por preocupaciones y temores sobre situaciones futuras potencialmente estresantes. A pesar de la falta de una amenaza inmediata y su preparación adecuada, la anticipación negativa y la duda constante sobre sus habilidades y el posible resultado del evento afectan profundamente su estado emocional y mental, demostrando cómo la ansiedad puede estar desconectada de las circunstancias actuales y más relacionada con la percepción e interpretación personal de los eventos futuros.

Continuando con la lectura en la serie OM-Resilient para explorar técnicas efectivas de manejo del estrés descubrirás las estrategias más efectivas para combatir el estrés y la ansía con técnicas validadas científicamente.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *